Desarrollo, Economía, Género, Noticias, Salud

La violencia sexual es una pandemia dentro de una pandemia

Socialmente, el aislamiento y los cierres forzados por la pandemia han presionado el acelerador en los muchos desafíos que se han presentado en muchas vidas y que han sido una fuente de enorme sufrimiento humano. Imagen: Ricardo Masmano Ortiz

Socialmente, el aislamiento y los cierres forzados por la pandemia han presionado el acelerador en los muchos desafíos que se han presentado en muchas vidas y que han sido una fuente de enorme sufrimiento humano. Imagen: Ricardo Masmano Ortiz

Por Rosebell Kagumire. La pasada semana, el tweet más comprometido que compartí fue sobre abuso sexual. Desde mediados de febrero, nuestras líneas de tiempo y ondas han sido bombardeadas con noticias de Coronavirus. Desde el número de enfermos, cuántos se hicieron pruebas, los que se recuperaron y las vidas perdidas. Desde la respuesta del estado a los cambios de comportamiento individuales en todo el mundo en un intento de detener el ataque de un nuevo virus. La amenaza del virus que ha visto cerrar muchos aspectos de la vida económica y social, en efecto, con razón llama nuestra atención porque vivimos en tiempos sin precedentes.

En muchos países africanos, la preocupación sigue estando en nuestros frágiles sistemas de salud y algunos gobiernos están considerando la posibilidad de prestar atención domiciliaria a algunos pacientes con COVID-19, a medida que aumenta la presión de las pocas instalaciones. Ya en abril, los profesionales de la salud africanos pedían intervenciones innovadoras, como la salud digital, para hacer frente al aumento de los casos. El Dr. Amit Thakker, presidente de la junta de la Federación de Salud de África, afirmó que la inversión en atención sanitaria era limitada.

“No sólo nos faltaba (antes de la Copa Mundial de la FIFA) suficiente dinero para la atención sanitaria, sino que además no recibíamos la mejor atención sanitaria por el dinero que había disponible en África”, dijo. “Tenemos el 24 por ciento de la población mundial y sólo el 3 por ciento de la fuerza de trabajo de la salud mundial”.

En el África subsahariana sigue habiendo un grave déficit de recursos humanos para la atención de la salud, siendo la proporción de trabajadores sanitarios con respecto a la población la más baja del mundo. En 46 de los 47 países de esta región hay menos de 2,28 médicos o enfermeros por cada 1.000 personas. Este déficit se hace sentir a medida que se destinan más y más recursos a la respuesta de COVID-19.

Al 8 de junio, había más de 187.800 casos confirmados de COVID-19 en el continente africano, con más de 82.400 recuperaciones y 5.100 muertes, según la Organización Mundial de la Salud – OMS. A medida que los países han comenzado a flexibilizar las medidas de bloqueo, hemos visto un aumento en lugares como Uganda. El 3 de junio, un día antes de que se reabriera el transporte público bajo estrictas directrices sanitarias, el número total de infecciones por COVID en el país era de 507, y el 8 de junio el número había aumentado a 657. Mientras tanto, es necesario fortalecer el sistema de salud en su conjunto para asegurar que la atención y los recursos no se nieguen a otras condiciones mortales existentes como la malaria.

Sin embargo, las noticias no han sido sólo sobre las implicaciones de la pandemia para la salud. Socialmente, el aislamiento y los cierres forzados por la pandemia han presionado el acelerador en los muchos desafíos que se han presentado en muchas vidas y que han sido una fuente de enorme sufrimiento humano. Hay pandemias dentro de la pandemia y el abuso sexual es una pandemia en sí mismo. Twitteé que necesitábamos ver un cambio en la forma en que los abusos sexuales son cubiertos por los medios de comunicación. Esto fue en respuesta a más de 60 adolescentes de entre 13 y 15 años que declararon estar embarazadas sólo en dos distritos de Uganda. La historia fue reportada sin importar que la violencia sexual en el corazón de este embarazo adolescente no era ni siquiera una nota a pie de página. Uganda tiene un problema de violación infantil (su problemática etiqueta legal es “profanación”).  Cuando los medios de comunicación nos dan sólo el shock de las adolescentes embarazadas, dejamos atrás miles de violaciones que no se hacen visibles por el embarazo. Estos son menores que no pueden consentir y cualquier cobertura de los medios de comunicación sobre el embarazo adolescente debe empujar a este abuso generalizado.

No pasó mucho tiempo antes de que la policía de Uganda publicara el Informe Anual de Crímenes 2019 que mostraba que un total de 13.682 niños sufrieron abusos, la mayoría de los cuales eran niñas. Y aunque fue un 11,4% en 2018, las cifras son asombrosamente altas y el trabajo para proteger a los niños de la violación sigue siendo enorme.

Los expertos siguen advirtiendo que las pandemias como la COVID-19 agravan las desigualdades y vulnerabilidades de género imperantes, aumentando los riesgos de abuso.

El aumento de los abusos sexuales durante la aplicación de medidas restrictivas reforzadas se ha registrado no sólo en Uganda sino en todo el mundo. Con la restricción de los desplazamientos de los agentes de emergencia, el preocupante aumento de la violencia sexual se ha registrado en Kenia, Etiopía, Nigeria, Ghana y Francia.

En Nigeria, muchos han tenido el valor y el riesgo de protestar en las calles contra la violación de Vera Uwaila “Uwa” Omozuwa, una estudiante de 22 años de la Universidad de Benin que fue a su iglesia en busca de un espacio tranquilo para leer. Fue brutalmente violada y luego murió. Este no es el único caso de violación y la protesta en línea bajo el lema #WeAreTired hashtag está en curso para poner de relieve los retos más amplios de la protección de la mujer y la justicia.

Es necesario que se hagan más esfuerzos para proporcionar refugios de emergencia y medidas de justicia de emergencia para hacer frente a las violaciones masivas cometidas contra las mujeres y las niñas. Los sistemas de justicia siempre han sido un reto para las víctimas de la violencia sexual y ahora se está alejando mucho más de ellas. La pandemia sigue restringiendo muchas vidas, pero los retrasos de la justicia significan que la impunidad gana y las víctimas pagan un alto precio por sus cuerpos y mentes. Sigue siendo importante que impulsemos el cambio.

Rosebell Kagumire (@RosebellK) es una periodista multimedia y especialista en comunicación, profesora, conferenciante y galardonada bloguera. Cuenta con más de 10 años de experiencia abordando la relación entre los medios y derechos en crisis, derechos de la mujer, paz y seguridad, migración y cambio climático.

 

Etiquetas:, , , , , , ,

Sin comentarios

Añade tu comentario

*