Desarrollo, Economía, Historia, Noticias, Salud

Debilitando al capitalismo, COVID-19 y la tragedia del trabajo esencial

Durante décadas, los programas de ajuste estructural y las reformas neoliberales han debilitado las instituciones y han llevado a la lógica de la explotación de ciertas economías en su sentido más amplio. Imagen: Javier Corso

Durante décadas, los programas de ajuste estructural y las reformas neoliberales han debilitado las instituciones y han llevado a la lógica de la explotación de ciertas economías en su sentido más amplio. Imagen: Javier Corso

Las economías basadas en un crecimiento infinito – el capitalismo, más específicamente – fundamentalmente tratan a las personas y a las cosas como elementos desechables. Si se estropean y lo estropeas, sigues adelante y utilizas nuevos trabajadores.

Las economías en crecimiento utilizan lógicas de explotación que destruyen a las personas y el medio ambiente para extraer los recursos.

Esto se basa en el sometimiento de muchos otros trabajadores débiles, los esclavos, los contratados, los trabajadores agrícolas sin protección, los mineros, los trabajadores sin protección sindical, que se utilizan como instrumentos para producir riqueza para una pequeña clase de propietarios de plantaciones y tierras.

Explotar personas para obtener la mayor cantidad de trabajo posible, es la norma, más que la excepción.

Las debilitadas políticas economías desgastan a las personas y las psiques como consecuencia ordinaria del trabajo denigrado y la violencia estructural. La mayor parte de la debilidad es el desgaste deliberado o negligente de las poblaciones devaluadas, a través de diversas formas de violencia lenta que conducen a enfermedades crónicas.

La debilidad es entonces algo más que la fragilidad física o la falta de salud. El concepto indica un estado de ser en el que las limitaciones externas y la discriminación estructural ejercen una especie de fuerza debilitante duradera en la vida de las personas.

En el libro “El derecho a la mutilación: Debilidad, capacidad, discapacidad, del académico de estudios de género Jasbir Puar, nos informa que las lesiones rutinarias y la debilitación violenta que sufren algunas poblaciones son una parte aceptada del capitalismo racial.

En países desiguales como Sudáfrica, donde el colonialismo de colonos normalizó la masificación de la debilidad de los negros, no nos sorprende la alta tasa de lesiones y enfermedades que experimentan los negros. El valor de la gente negra pobre está en su disposición y en la inmensidad de las reservas de mano de obra negra que pueden ser utilizadas y desechadas.

No sólo se les puede destrozar el cuerpo cuando trabajan para producir valor, sino que además no se les proporciona lo necesario para mantener una vida adecuada. No hay suficiente comida, viviendas de mala calidad, acceso limitado a la atención sanitaria y a la educación.

Y cuando protestan por su subyugación, pueden ser atacados e incluso mutilados. Las palizas sufridas, el gas lacrimógeno, las balas de goma, los cañones de agua son lecciones de señales desplegadas por la policía y el ejército para entrenarlos a la obediencia. Es una guerra constante y persistente. Los heridos, los mutilados, los debilitados están a nuestro alrededor.

Los que estamos acostumbrados a la violencia estructural, rara vez los vemos. Sus protestas son a veces inconvenientes que bloquean los caminos que necesitamos para ir de aquí para allá. O tan lejos de algunas de nuestras burbujas de seguridad que es un mero ruido de fondo. Es una guerra en la que los mercados continúan con los negocios como de costumbre, una guerra que permite que los mercados capitalistas continúen.

Así que la guerra no es una metáfora apropiada para hablar de los sistemas de salud sin financiación y de los trabajadores explotados durante la pandemia COVID-19. Esto no es una guerra. Los trabajadores de la salud y los trabajadores esenciales no son héroes en ninguna batalla mítica.

Esta no es una guerra contra un virus. La guerra por una política económica justa, sin embargo, se libró y se perdió hace tanto tiempo, que creemos que está bien enviar a la gente a enfrentarse a un virus sin el equipo necesario para proteger sus vidas.

Esta guerra es un asalto a todas las clases de trabajadores, y exige su trabajo sin la necesidad de una reciprocidad equivalente. En países como los EE.UU., la mayoría de los educadores de la educación superior son profesores adjuntos que complementan sus escasos ingresos con cupones de alimentos. Y si trabajan hasta la muerte o la desilusión, hay muchos otros disponibles que ocupan su lugar.

Durante décadas, los programas de ajuste estructural y las reformas neoliberales han debilitado las instituciones y han llevado a la lógica de la explotación de ciertas economías en su sentido más amplio. Una política de crueldad se ha normalizado. En casi todas las industrias se hacen demandas debilitantes a los trabajadores, con poca responsabilidad recíproca de las instituciones por las que se espera que se sacrifiquen.

Esta crueldad se revela en nuestro sistema de salud. Estamos llamados a ser testigos y a mitificar una política de sacrificios en la que se espera que el noble personal médico, en su batalla por salvar vidas, lo haga sin el equipo adecuado. Daño colateral en una guerra contra este novedoso coronavirus.

Aplaudimos y compartimos y nos gusta y lloramos con nuestras pantallas agarradas en las manos, preguntándonos, si es nuestro turno, si será un intercambio aceptable.

Excepto que el personal médico no es en realidad un recurso renovable y nunca lo ha sido. La escasez de equipo médico y de trabajadores médicos hace que este servicio se privatice.

El personal médico no es en realidad un recurso renovable y nunca lo ha sido. La escasez de equipo médico y de trabajadores médicos hace que la atención sanitaria privatizada sea económicamente viable en tiempos normales, con muy malos efectos para grandes sectores de la población que no pueden permitirse pagar. En una pandemia, la misma escasez amenaza la salud de cada uno de los habitantes.

Cuando vemos imágenes de trabajadores de la salud trabajando sin el equipo de protección adecuado debido a la falta de suministros médicos, deberíamos estar furiosos.

Piense en las implicaciones de perder tantos trabajadores de la salud experimentados y lo que eso implica para nuestros sistemas de salud para la próxima generación. Cada persona perdida es un sinnúmero de futuros tratamientos médicos que no se darán en un mundo post-Covid.

Menos inmunizaciones, menos especialistas, menos atención médica rutinaria. Todo lo cual aumenta la carga de la atención sanitaria.

Cada trabajador sanitario perdido en un hospital docente es también una pérdida para los futuros estudiantes que no recibirán el conocimiento adquirido que ahora está desapareciendo en todo el mundo.

¿Por qué tantos países tienen tan pocos trabajadores sanitarios y tantos soldados, tan poco equipo médico y tantas armas? Y por si lo olvidamos, la guerra cara crea personas que necesitan ser tratadas en los mismos hospitales sin fondos.

Países como los EE.UU., que han gastado más en gastos militares para destruir vidas que en sus sistemas de salud para mantener las vidas, con lo en realidad no se preocupan por las personas.

Y si piensas que las personas que trabajan en las tiendas y cuidan de que hayan alimentos son menos valiosas que los trabajadores de la salud, entonces piénsalo dos veces. Ese es el tipo de pensamiento jerárquico y capitalista que nos trajo aquí en un primer lugar. La gente que trabaja en las tiendas y como trabajadores esenciales que no están adecuadamente protegidos, física y psicológicamente, no son reemplazables. Nunca lo han sido.

La gente que trabaja hasta la muerte en granjas, minas y ahora en tiendas y hospitales tampoco son reemplazables. Ni para sus familias, ni para sus comunidades.

Trabajaron hasta perder la salud y debilitarse, y luego se deshicieron de ellos para ser atendidos por austeros estados-nación y sistemas de salud no equitativos, su pérdida es permanente. Nuestras largas historias de desigualdad y subyugación han normalizado estos intercambios injustos.

Sigo pensando que toda estrategia de guerra es carne de cañón. ¿Quién está siendo tratado como tal? ¿Y por qué?

¿Qué lo hace posible? Las prácticas laborales de explotación.

Déjeme decirlo una vez más: los esfuerzos contra Covid-19 no son una guerra. La guerra es una desigualdad, un liderazgo chovinista que glorifica la guerra, y sistemas capitalistas que tratan a la gente como desechable. Si esto fuera realmente una guerra, habría montones y montones de armas, es decir, equipo médico, y montones y montones de soldados, es decir, trabajadores de la salud.

En los meses y quizás incluso años venideros, en nuestros esfuerzos por asegurar un futuro humano después de la guerra de 19 Covid, seremos llamados repetidamente a ser testigos de los sacrificios que los seres humanos están llamados a hacer por una economía inhumana. También estamos todavía por aprender qué tipos de debilitamiento serán parte de un mundo post-Corona.

A su debido tiempo, podemos responder de la misma manera que tenemos que responder a los sacrificios de innumerables personas desechables a lo largo de los siglos. Estamos acostumbrados y hemos normalizado la masificación del debilitamiento; usando la raza, clase, género, capacidad física, nacionalidad, casta y cualquier identidad en la que pudiéramos trazar un mapa de la desigualdad.

La carga moral que tenemos que asumir al ser testigos del sufrimiento causado por nuestras políticas económicas no equitativas, consiste en renunciar a la política de sacrificio y exigir formas de gobierno que sean adecuados para sustentar la vida de las personas. Todos nuestro futuro pueden depender de ello.

 

Kharnita Mohamed imparte antropología social en la Universidad de Ciudad del Cabo. Está realizando un doctorado en Estudios sobre Mujer y Género en la Universidad de El Cabo Occidental, centrado en un enfoque feminista decolonial de la discapacidad. Su primera novela, Called To Song, fue publicada por Kwela en 2018.

Las opiniones expresadas en este artículo son las de la autora y no reflejan necesariamente la postura editorial del Corona Times, donde se publicó originariamente en inglés, ni la posición de ninguna institución o asociación. Publicado con licencia Creative Commons CC BY-NC-SA 2.0. Traducción Ana Cárdenes.

 

Etiquetas:, , , , , , , , , , , ,

Sin comentarios

Añade tu comentario

*