Música

De cómo llegué a las músicas africanas

Por Baked Belda. Otro año más, Casa África vuelve con uno de los eventos del año: África Vive, un paquete de actividades enfocado a celebrar el Día Internacional de África (25 de mayo). Habrá jornadas gastronómicas, talleres y música. Y en esta ocasión contamos con la presencia de los deejays Javier Freniche y un servidor, Baked Belda, ambos naturales de Gran Canaria y buenos conocedores de la música africana. Este viernes harán vibrar nuestros circuitos neuronales y estallar nuestra dopamina por los aires con los ritmos del continente vecino.

En mis DjSets están presentes habitualmente estilos tan dispares como disco, jazz psicodélico, space rock, funky, glitch o future sounds, y sobre todo mucha música africana: afrobeat, highlife, afrohouse, afropop, makossa o soul. Pero, ¿de dónde proviene esa influencia?

Baked Belda participará el próximo 9 de junio en África Vive.

Baked Belda participará el próximo 9 de junio en África Vive.

No fue el folklore. A pesar de nuestra cercanía con el continente vecino, las raíces de nuestro folklore actual son fundamentalmente hispánicas. Si bien es cierto que a la hora de justificar su mestizaje, hay que valorar la aportación africana como decisiva y hegemónica en comparación con la influencia española menos simpática por su «estilo» colonizador.

Tampoco fue la radio. Cuando era pequeño, casi todos los sonidos que me llegaban provenían de las radiofórmulas (casi monopolizadas por las casas discográficas). Además, con internet en pañales, uno no tenía referencias musicales para investigar. A todo ello hay que añadir que son pocas las veces en que un álbum del continente africano alcanza las primeras posiciones en la lista de éxitos.

Había (y hay) mucha incultura musical. De siempre hemos englobado erróneamente «música africana» como world music. En otros países (y hasta diría continentes) hablamos de estilos musicales: R&B, Trap, cumbia, pop, rock jazzblues, etcétera. ¿Por qué con las músicas de África no hacemos distinciones? África ha marcado siempre el ritmo en el terreno de la world music, esa amplia etiqueta creada para distinguir la música comercial occidental de las músicas de otras latitudes y de los géneros tradicionales occidentales. La revista Global nos recuerda que este término nació en los años ochenta, «cuando cantantes como Peter Gabriel y empresarios de la industria del disco vieron grandes posibilidades de dar a conocer comercialmente otros estilos desconocidos para los oídos europeos y norteamericanos». De esta manera, sellos como Putumayo, Narada, Real World, Xenophile New Earth y Forward lanzaron miles de álbumes para un público sediento de nuevas experiencias.

Todo lo inició la electrónica. A principios de los 90 la música electrónica ya se apoderaba de mí, y empezaba a tomar otro rumbo. El house experimentó un gran número de fusiones con otros estilos y se originó entre otros el tribal house, sonido que pinchaban infinidad de deejays de la época en Gran Canaria. Un vistazo a la entrada de Wikipedia sobre este estilo nos informa de que las pistas utilizan patrones de tambor sofisticado para crear el ritmo y puede constar de varios sonidos de tambor diferentes por lo que no hay una línea definida del estilo tribal house, sino que es una reminiscencia de la música étnica de varias tribus de África y América del Sur, y no es inusual para esta música el presentar cánticos y ululaciones a capela. La música tribal puede ser producida en vivo denominándose música étnica, mientras que a la música tribal digital se le denomina tribal house

«Artistas como Masters At Work marcaron el camino», relata este reportaje de Magnetic Magazine sobre la formación. «Mezclaron estilos tan dispares como house, hip-hop, funk, disco, latino, sonidos étnicos de origen africano, jazz y temas de corte minimal bajo proyectos tan conocidos como Nuyorican Soul, The Bucketheads, Hardrive y The Untouchables, por nombrar algunos. Muchos de estos forman parte del catálogo del sello discográfico del dúo, MAW Records. Con su buen hacer creativo, Masters At Work se convirtieron en una formación representativa de la sociedad multicultural en Nueva York, hoy en día extrapolable al fenómeno que definimos como globalización».

La actualidad
Gracias al desarrollo de internet descubrimos todos los días infinidad de grupos y asistimos a un aumento de las novedades discográficas o reediciones de artistas africanos. De este modo, parece que, afortunadamente, la música africana ha conseguido salir de ese cajón de sastre del world music y, por méritos propios, alcanzar el derecho a una sección propia en algunas de las tiendas de música. Lejos quedan los años en que era difícil encontrar música africana más allá de los catálogos de Stern Records o Buda Musique. A contracorriente de la revolución digital, en los últimos tiempos han ido surgiendo pequeñas discográficas especializadas en sonidos afro que, con magníficos y cuidados trabajos de edición, se van ganando un lugar en este complicado mundo del mercado musical.

Según el deejay Xavier Balele, la escena discográfica africana renació con el lanzamiento de las recopilaciones Afro Rock vol1 (Kona Records, 2001) y la serie Nigeria 70 (Strut Records, 2001), con el inglés Duncan Brooken tras la edición, cuyo objetivo con estas recopilaciones «no era solo recuperar la música de los artistas incluidos, muchos ya casi olvidados, sino mostrar y poner en valor la riqueza de estilos africanos, ignorada por muchos». ¿Se trata de un sincero esfuerzo sonoro por derribar barreras nacionales o es más bien el resultado de una visión con tintes colonialistas y meros fines comerciales?

Baked Belda es deejay y será el protagonista de una de las dos sesiones de música africana que tendrán lugar en África Vive el sábado 9 de junio, en el patio de Casa África.

Etiquetas:, , , , , ,

Sin comentarios

Añade tu comentario

*