Eventos, Noticias

Internet nos ha permitido unir las voces y sociedades de un continente históricamente malinterpretado

Rosebell Kagumire participará en el I Encuentro de Periodistas África-España

Rosebell Kagumire participará en el I Encuentro de Periodistas África-España

Por Rosebell Kagumire. En los últimos cinco años se ha producido un enorme ascenso de la cantidad de personas con acceso a internet en África. Ayudados por los cambios de la tecnología móvil, muchos países africanos con una gran población joven están viviendo el mayor crecimiento en el número de personas capaces de acceder a la información en el menor tiempo posible. Ello ha propiciado el aumento de un tipo de panafricanismo online en donde muchas voces están trabajando para contar historias que hacía mucho tiempo no estaban reflejadas en Occidente.

Durante mucho tiempo lo que los extranjeros sabían del continente y sus gentes estaba condicionado por una perspectiva occidental. Los canales 24 horas y el hambre por dar noticias –especialmente sobre el último desastre natural o enfermedad– se sumaban a las narrativas negativas fuertemente ya proyectadas.

Los países africanos no tenían canales de televisión equivalente a las grandes cadenas que informan a millones de telespectadores del exterior sobre las realidades de estas naciones. Así pues, internet se erige como el primer ciclo de noticias 24 horas –sólo que mejor porque llega directamente sin pasar por filtros– en donde uno puede encontrar noticias sobre diferentes países firmadas por personas que residen en dichos países. En 2016, los grandes estereotipos que evadieron a sus víctimas durante generaciones ahora no pueden quedar impasibles.

El papel de la tecnología e internet, que está dando lugar a una propia narrativa africana, no puede ser subestimado. Por supuesto, antes ya había autores de libros, pero los libros difícilmente llegan a  todos los rincones del mundo. Con internet, muchos jóvenes africanos son capaces de contar sus propias historias, desafiar los estereotipos y mostrar sus vidas en el modo en que quieren que se conozcan.

Conscientes de la historia y del constante cambio vivido en este campo, los periodistas tenemos que empezar a trabajar desde el respeto a la realidad de la gente; sólo entonces podemos fomentar la comprensión más profunda de otras sociedades.

Internet nos ha permitido hacer oír nuestras voces y unir sociedades. Para la gente de un continente históricamente malinterpretado a través de los ojos del ciudadano blanco/occidental, la era de internet supone un nuevo campo de batalla. Es un terreno de ideas y nosotros estamos en él contándole al mundo que nunca más vamos a ser definidos únicamente desde una visión exterior.

El papel del periodismo y periodistas occidentales en la perpetuación de estas narrativas ha sido crucial. Cuando a diario las historias giran en torno a la guerra, los asesinatos y la falta de recursos, se da forma a una fotografía mental con tendencia hacia la negatividad. No estamos pidiendo que se obvien estas realidades, simplemente esperamos una visión más holística sobre la sociedad; lo bueno, lo feo y lo malo.

Los periodistas tampoco son tan diferentes de la sociedad que conforman. El colonialismo y el neocolonialismo han marginado a la población durante mucho tiempo. Eres parte del sistema si tu primer contacto con un país sobre el que quieres informar –Uganda, por ejemplo- es una oenegé occidental, un muzungu expatriado, y si sólo hablas con los ugandeses como objetos sobre los que escribir y que no merecen un conocimiento más profundo de su propio país que un occidental.

Internet proporciona oportunidades para hacer contactos con gente africana que conoce y sabe contar mejor que nadie sus historias. Los países africanos tienen el mayor número de jóvenes del mundo y ésta es la generación más formada que hemos tenido. Hay muchos problemas sobre los que se está innovando y se están encontrando soluciones para sus comunidades. La mayoría de estas iniciativas son debatidas a diario en internet. La Red también es un punto de aprendizaje en el que todos -a través de Instragram, Facebook y Twitter- pueden aprender que hay vida más allá de los límites conocidos; que, de hecho, tenemos diferentes límites y que las luchas positivas ocurren día a día.

Examinar lo que has aprendido y adquirido de manera inconsciente se pone a prueba con las relaciones establecidas con las muchas personas sobre las que quieres escribir. En la mayoría de casos encontrarás las facetas más ocultas de la sociedad. Incluso como africanos, internet nos ayudó a saber más sobre nuestra propia civilización. El panafricanismo online está muy vivo y nosotros compartimos diferentes historias y nuestros rasgos comunes a diario. Desde #IfAfricaWasaBar a #IfAfricawasaSchool, vemos conversaciones, humor e intercambio de conocimiento intrafricano. Conversación creada y desarrollada por africanos para africanos. Así pues, el papel del periodismo es el de cuestionar, desafiar y constante mirar más allá de la norma. Yo espero con ganas estas conversaciones.

Rosebell Kagumire (@RosebellK) es una periodista multimedia y especialista en comunicación, profesora, conferenciante y galardonada bloguera. Cuenta con más de 10 años de experiencia abordando la relación entre los medios y derechos en crisis, derechos de la mujer, paz y seguridad, migración y cambio climático.

Rosebell Kagumire participará en el I Encuentro de Periodistas África-España, organizado por Casa África y que se celebra el próximo 4 de octubre en Madrid.

Este artículo forma parte de una serie en torno a la comunicación y la información sobre África en España y sobre el panorama periodístico en el continente. Consulta los artículos aquí.

Etiquetas:, , , , , , , , , , , ,

Sin comentarios

Añade tu comentario

*