Música, Semilla Negra

Semilla Negra – Programa 52: Escaparates sonoros de África

¿Compraría usted un disco sólo por la belleza de su portada? Es una pregunta habitual entre los amantes de la música, más aún entre los coleccionistas de discos de época. Y la música africana no es una excepción en este terreno en el que confluyen los gustos sonoros con la poderosa atracción de las imágenes que ilustran sus portadas. Durante la última mitad del siglo pasado, a partir del interés creciente de las compañías discográficas occidentales en los artistas de África y sus músicas, la industria cultural del continente alentó la aparición de artistas que enfocaron sus trabajos al diseño de portadas para los principales músicos. En este nuevo recorrido sonoro de Semilla Negra, el programa musical del Blog África Vive, vamos a repasar la trayectoria de algunos de esos artistas gráficos y su importante repercusión en el prestigio al alza de los sonidos africanos.

La mayoría de los discos de Fela Kuti son obra del artista nigeriano Lemi Ghariokwu.

La mayoría de los discos de Fela Kuti son obra del artista nigeriano Lemi Ghariokwu.

Cualquier recuento del arte gráfico africano enfocado a la ilustración de discos debe comenzar por uno de sus principales protagonistas, el artista nigeriano Lemi Ghariokwu. Conocido por sus ilustraciones para la gran mayoría de los álbumes del emperador del afrobeat Fela Kuti, este artista nigeriano también ha trabajado con músicos del continente como el rey del highlife ghanés Emmanuel Tettey Mensah, la cantante sudafricana Miriam Makeba y el nigeriano Stephen Osita Osadebe. Sus trabajos gráficos, más de dos mil realizados en los últimos cuarenta años, son distinguibles con relativa facilidad: vibrantes escenas de la vida cotidiana en las grandes ciudades de África elaboradas con una técnica contemporánea que se anticipó varias décadas al arte callejero que luego se conoció como grafiti por su asociación a la emergente escena de la música hip hop en Estados Unidos. «Desde que era joven desarrollé una conciencia sobre el orgullo panafricano, pude conocer las obras de líderes como Malcolm X y Kwame Nkrumah y sumé sus influencias», explicó Lemi Ghariokwu durante una visita a Londres para la presentación de una retrospectiva de su obra gráfica en el teatro Barbican, «pero fue mi encuentro con Fela Kuti el que me inspiró para hacer ilustraciones de discos en una colaboración basada en el respeto mutuo».

Con esta plataforma internacional, porque Fela Kuti ya concitaba el interés de gran parte de los seguidores occidentales de la música afrobeat, Ghariokwu se pudo dedicar como profesional a la ilustración de portadas de discos. A partir de esa experiencia, y con un prestigio ganado a pulso, el artista nigeriano ya ha trabajado en los últimos tiempos con músicos europeos como Gilles Peterson y el conjunto neoyorkino de afrobeat Antibalas. «Se podría decir que su arte es de rebelión, cómico, político, e incluso erótico, pero muchos pensamos que Lemi Ghariokwu es un genio de la narración a partir de la pintura», reseñó el crítico de arte del diario británico The Guardian a raíz de la exposición antológica en la capital inglesa. La repercusión internacional de este ilustrador nigeriano nacido en Lagos en 1955 alcanzó niveles de excelencia a raíz de la adquisición por el Museo de Arte Moderno (MoMA) de Nueva York de una de sus obras recientes, un cuadro de medianas proporciones titulado Anoda Sistem en el que Lemi Ghariokwu combina elementos históricos de la lucha por la conciencia africana como Nelson Mandela, Fela Kuti y Bob Marley con escenas de la vida callejera en las grandes ciudades de África. «Mi mensaje es que cada uno de nosotros debemos descubrir nuestras cualidades innatas y trabajar para mejorar todo lo que el talento natural nos puede dar a la vida», señaló el artista en diálogo con la revista Lagos Literary Journal, «porque los africanos debemos de redescubrir nuestro patrimonio perdido y emanciparnos de cualquier mentalidad colonial».

Portada diseñada por el británico Roger Dean para el grupo Osibisa.

Portada diseñada por el británico Roger Dean para el grupo Osibisa.

 

Fuera de África, otro nombre fundamental para entender la importancia del arte gráfico en la proyección internacional de las músicas del continente es el artista británico Roger Dean. Identificado por sus personales diseños de claros aires fantásticos, en una suerte de paisajes soñados de África en clave surrealista con elefantes voladores, Roger Dean exhibió sus dotes como artista gráfico en 1971 a raíz de la publicación del primer álbum homónimo del grupo africano-caribeño Osibisa, quizá pionero de la proyección internacional de las músicas étnicas. Suyo es el popular logotipo del grupo, que no ha faltado en cada una de sus ediciones discográficas posteriores. Pero Roger Dean no fue la única apuesta artística del grupo que lideró el saxofonista de origen ghanés Teddy Osei. Apenas tres años después de su presentación mundial, el conjunto utilizó el cuadro Negro attacked by a jaguar, realizado en 1910 por el pintor posimpresionista francés Henri Rousseau, para ilustrar su sexto disco en 1974.

Portada de 'Forbidden fruit', del grupo sudafricano The House of the Rising Sun.

Portada de 'Forbidden fruit', del grupo sudafricano The House of the Rising Sun.

Otro hito en la historia gráfica de la música africana se localizó en Sudáfrica a finales de los años setenta. Y con él llegó la polémica. The House of The Rising Sun, grupo liderado por el clarinetista Dan Hill y el percusionista Kevin Kruger, publicó en 1978 el disco Forbidden fruit con una portada en la que por primera vez se mostraba a dos personas, hombre y mujer, sentados desnudos dentro de una manzana. El grupo, más conocido en su país por el acrónimo Hot R.S., buscaba provocar, pero aquello a la postre fue más la manzana de la discordia por el revuelo que se generó en una sociedad africana que, por desgracia, aún estaba bajo el yugo del sistema racista colonial conocido como apartheid. Algo similar ocurrió al año siguiente cuando el grupo Juluka liderado por el músico Johnny Clegg publico el disco Universal men. Pecado era, por entonces, que el artista de raza blanco posara en la portada con ropas propias de los negros. Pero Johnny Clegg reiteró su apuesta por la igualdad: en 1989, ya al frente del grupo Savuka, posó para la portada del disco Cruel, crazy beautiful World e incluyó la canción One (hu)’man one vote, escrita en memoria de su amigo y activista antiapartheid David Webster, que fue asesinado pocos días antes.

En nuestra selección musical enfocada a la identidad gráfica de los discos de África suenan canciones del nigeriano Fela Kuti que están incluidas en algunos de la veintena de álbumes de afrobeat que ilustró Lemi Ghariokwu. También están representados el atlético highlife del ghanés Emmanuel Tettey Mensah y el nigeriano Stephen Osita Osadebe con su grupo Nigeria Sound Makers. De Osibisa rescatamos dos de sus piezas más valoradas por el público africano y, de vuelta a Lemi Ghariokwu, piezas extraídas del disco más reciente de Seun Kuti, hijo menor de Fela y heredero de su banda Egypt 80, de los neoyorkinos Antibalas y dos canciones producidas por el músico británico Gilles Peterson junto al padre del jazz etíope Mulatu Astatke y una remezcla de Fela Kuti.

Carlos Fuentes (@delocotidianocf) es el autor de Semilla Negra. Periodista y crítico musical, durante las últimas dos décadas ha publicado artículos, entrevistas y reportajes sobre las músicas africanas en periódicos nacionales y en revistas especializadas como Rockdelux o Serie B.

  

Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , , , ,

Sin comentarios

Añade tu comentario

*