Música, Semilla Negra

Semilla Negra – Programa 50: Un musical para Fela Kuti

Es imposible saber qué pensaría Fela Kuti si viera su vida agitada y su música volcánica sobre las tablas de un teatro. En pleno Broadway, el barrio de teatros de Nueva York, entre carteles de postín y mucho público haciendo cola en las puertas. Porque Olufela Olusegun Oludotun Ransome-Kuti, el artista africano que utilizó su canción incendiaria como arma para denunciar la marginación del hombre negro dentro y fuera del continente, es el protagonista de esta pionera obra de teatro musical que narra la vida convulsa de un músico africano. Un hito en las músicas de África. El musical Fela!, retrato del mito genuino, centra este nuevo recorrido sonoro de Semilla Negra, el programa musical del Blog África Vive.

Sahr Ngaujah, durante una representación de 'Fela!'

Sahr Ngaujah, durante una representación de 'Fela!'

Pocas figuras musicales africanas contemporáneas ofrecen tanto y tan buen material como Fela Kuti para retratar la importancia que la cultura tiene para los ciudadanos de África. Y también para explicar el interés creciente en el público occidental por los artistas procedentes del continente negro. Con este bagaje, y con la intención de trascender el mero retrato biográfico articulado sobre éxitos de fácil consumo, los dramaturgos norteamericanos Bill T. Jones y Jim Lewis asumieron a mediados de la década pasada el reto de convertir la vida del músico nigeriano en una obra de teatro musical. Para el esqueleto sonoro de Fela! la pareja de directores se apoyó en la nutrida producción discográfica que dejó el compositor, saxofonista y cantante nigeriano, así como en el trabajo posterior de arreglos realizado por Aaron Johnson y Jordan McLean. “Cuando uno de los productores con los que suelo trabajar planteó la idea de preparar una obra de teatro musical sobre la figura de Fela Kuti, lo primero que pensé es que era un reto interesante. Conocía de su música, había escuchado discos de Fela, en especial Zombie, así que sabía de su personalidad fuerte, de lo que él realizó con su música, y en definitiva era un gran reto”, explicó Bill T. Jones en entrevista con The New York Post. “Hemos intentando ser fieles a la historia de música y riesgo que vivió Fela Kuti, y ser también fieles con los espacios en los que pasó su vida en Nigeria, intentando trasladar escenarios y ambientes”.

Articulado en dos partes para subrayar los orígenes del músico y su posterior proyección internacional, el musical Fela! fue estrenado a finales de 2008 en el circuito alternativo de los teatros de Nueva York. Su presentación Off Broadway concitó interés y demanda comercial suficientes (recibió también dos premios Lucille Lortel por mejor musical, mejor coreografía y mejor diseño) para que en 2009 la obra encontrara un hueco en la programación oficial de Broadway. Fue el 23 de noviembre de ese año cuando la figura de Fela Kuti fue protagonista de carteles y luminosos en el corazón teatral de Nueva York. Habían pasado ya setenta años desde el nacimiento del músico en Lagos (Nigeria), el artista que falleció por problemas asociados al sida en agosto de 1997. En lo musical, esta primera adaptación de teatro musical sobre su figura subrayó la rebeldía con la que Fela Kuti trabajó durante las cuatro décadas que estuvo activo: canciones de largo recorrido, arreglos incombustibles y desarrollos sin tener en cuenta los estándares de duración que imponía la gran industria musical occidental. Fela!, en esencia, explica la creación del afrobeat a través de la hibridación de raíces rítmicas tradicionales heredadas del highlife de Nigeria y Ghana con elevadas dosis de aromas a funk, jazz, música juju e incluso salsa. Contrario a modificar su obra para encajar en las exigencias del mercado, es muy difícil encontrar en la discografía de Fela Kuti alguna canción que baje de los diez, quince minutos.

Portada del disco de música de 'Fela!'

Portada del disco de música de 'Fela!'

Pero más allá de la música, que en el montaje teatral de Nueva York también contó con la participación del grupo local Antibalas, quizá el conjunto que más y mejor ha mantenido viva la llama del afrobeat de Fela Kuti, el montaje dirigido por Bill T. Jones ahonda en el perfil político combativo que el artista nigeriano mantuvo en vida. Una faceta polémica que, a la postre, terminaría por generar problemas con el gobierno y las fuerzas de seguridad nigerianas. Encarcelado en 1984 por orden del presidente Muhammadu Buhari, lejos de amedrentarse, el músico incidió en su faceta política combativa para denunciar la explotación del hombre negro por el hombre negro. Dos años después, tras participar en un concierto de la gira de Amnistía Internacional junto a U2, Santana y The Neville Brothers, Fela Kuti & Egypt 80 editaron el disco Beasts of No Nation, en cuya portada denuncian a Ronald Reagan, Margaret Thatcher y al presidente racista del apartheid sudafricano, Pieter Botha. Pero África, la corrupción que devora su continente, era el primer objeto de denuncia en las canciones de Fela Kuti.

En el musical Fela! vibran estos aspectos vitales para comprender la historia de aquel chico africano que a finales de los años cincuenta fue enviado a estudiar en un colegio de pago en Londres y que, lejos de solapar su origen tribal negro, regresó a su país para poner banda sonora a una revolución llamada afrobeat. Con veintiséis canciones propias, más un añadido de James Brown (I got the feelin’) para retratar el hermanamiento entre funk y afrobeat, el montaje teatral está localizado en 1977, cuando Fela Kuti se encontraba en lo más alto de su carrera musical y de su influencia como activista social y político en Nigeria. Y es precisamente en Lagos donde se sitúa la primera escena de Fela!. Con el músico en un discurso incendiario sobre el escenario de su sala de conciertos, The Shrine, que se convirtió en el epicentro del sonido afrobeat de Nigeria. En la parte central, el musical retrata la vida en la República de Kalakuta, comuna en la que Fela Kuti desarrolló su actividad musical y política antes de que fuera arrasada por la policía a raíz de la edición del disco Zombie. En el tramo final de la vida de Fela Kuti, el musical recoge la bandera de la lucha contra la plaga de corrupción que arrasa África y mantiene la llama del músico nigeriano que, sin duda, más ayudó a proyectar la lucha social africana fuera del continente.

Coche decorado con el musical 'Fela!' en el teatro Eugene O'Neill de Nueva York.

Coche decorado con el musical 'Fela!' en el teatro Eugene O'Neill de Nueva York.

Nuestro recorrido por el montaje teatral Fela! incluye el repertorio original de la obra presentada en Nueva York y también algunas interpretaciones del musical que posteriormente se presentó en Londres. Si el primer montaje fue valorado bien por la crítica norteamericana con la obtención de tres premios Tony en la edición de 2010 (mejor coreografía, mejor diseño y mejor sonido) y trasladado luego a salas de Australia y Japón, el segundo montaje de Fela! se realizó en la ciudad de Londres con la participación protagonista de Sahr Ngaujah, actor de origen sierraleonés afincado en Estados Unidos. “Conozco la obra de Fela Kuti desde que era un chaval y ahora interpretar a su figura es algo muy excitante”, explicó el actor en la presentación de la adaptación musical, “porque quizá su papel como ser humano nunca llegó a ser entendido del todo. Y creo que su vida refleja todas las complejidades y contradicciones de la naturaleza humana”.

Carlos Fuentes (@delocotidianocf) es el autor de Semilla Negra. Periodista y crítico musical, durante las últimas dos décadas ha publicado artículos, entrevistas y reportajes sobre las músicas africanas en periódicos nacionales y en revistas especializadas como Rockdelux o Serie B.

  

 

Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Sin comentarios

Añade tu comentario

*