Artes escénicas

Samson Kambalu: “Para los ‘ranter’, el mundo entero es un patio de recreo”

Fotograma de 'Two Mushroom Clouds' (Samson Kambalu, 2012)

Fotograma de 'Two Mushroom Clouds' (Samson Kambalu, 2012)

El autor Massa Lemu habla con el artista y autor malaui afincado en Londres Samson Kambalu sobre una serie de videos en los que realiza performances en sitios determinados y que dan cierto juego, lo que el autor denomina rants (protestas), o “cine psicogeográfico nyau”. Kambalu presenta sus protestas online en forma de videoclips en los que él interviene, así como en cabinas de cine especialmente diseñadas e instalaciones cinematográficas.

Massa Lemu: ¿Qué es un ranter?
Samson Kambalu: Un ranter es un soberano, alguien que practica exorcismos. Como una máscara nyau de Malawi, se vuelve transgresor y realiza actos estrafalarios en público (rants) para expresar la subjetividad radical con la que mira el mundo.

ML: ¿Cómo de significativa es para tu práctica artística la antigua secta herética inglesa de los Ranters? ¿Cómo se adapta el concepto de protesta (ranting) a tu concepción contemporánea?
Los Ranters se fundaron mediante la realización de actos soberanos en público (rants) para expresar su subjetividad radical y su desacuerdo. Ellos dijeron que, si había un dios, eran ellos. La subjetividad y la soberanía me interesan más desde que hice Holly Ball como un cristiano disconforme, y por supuesto como homenaje a la tradición Gule Wamkulu. En un mundo globalizado, todos los valores (religiosos, sociales, económicos y culturales) deben replantearse. Sólo tengo mi subjetividad para ejercer y para celebrar.

ML: El Holibalismo es una espiritualidad revolucionaria que fundaste basándote en algunos aspectos del monoteísmo del Faraón Akhenatón, las máscaras Gule Wamkulu de Malawi, el dadaísmo y Nietzsche. ¿Tu nueva identidad como ranter supone una renuncia al Holibalismo? ¿O es una fase evolutiva dentro de este?
SK: Akhenatón, el nyau, el Holibalismo y los rants son la misma cosa. Todos son algo mayúsculo, soberano. Siempre busco aquellas cosas que sean soberanas, en la historia y dentro de mi entorno, las cuales no se deben confundir con el poder. Me interesa más la libertad que la política. Hay muchas maneras de ejercitar y exorcizar, y la transgresión crítica y el ranting son algunos de ellos.

ML: ¿Ves algún paralelismo entre el ranting y otras formas de espiritualidad que han moldeado tu trabajo, como las máscaras Gule Wamkulu?
SK: Sí, las máscaras Gule Wamkulu tratan sobre actos soberanos, al igual que el ranter y el holibalista. El juego está en el corazón de todos ellos, y no trata solamente sobre la espiritualidad (esto está dentro de Nietzsche y el dadaísmo también), sino también sobre el significado y la forma en la que vivimos en este mundo. Creo que las formas culturales que me interesan versan todas sobre ejercitar una subjetividad radical a través de actos soberanos, y poniendo en duda las ideas preconcebidas sobre la vida; en mi caso, se trata de la cuestión de la identidad y los valores religiosos, sociales y económicos en un mundo globalizado. Esto viene de la amoralidad crítica del nyau y la tradición protestante por la discrepancia y la indagación. Todo esto lo heredé de los Chewa y de mi herencia europea.

ML: Es interesante destacar que tus videos son mudos, como haciendo referencia a Charles Chaplin. Aunque se llaman rants [discursos protesta, en inglés], en los vídeos no aparecen ruidos, sonidos o discursos de ninguna clase. Así que, ¿por qué rants?
SK: Muchas veces los videos se hacen en sitios específicos, y en mi opinión transgresores. Para el ranter, el mundo entero es un patio de recreo. El ranting no tiene por qué usar necesariamente el discurso, aunque en mi trabajo he empleado muchas palabras para ejercitar y exorcizar, como por ejemplo en las novelas.

ML: El humor, ya sea en forma de comentario ingenioso, parodia o sátira, es una cualidad central en tu trabajo, como un dispositivo para examinar las relaciones de poder. De hecho, es la única constante en una obra tan diversa como la tuya, que incluye vídeos, construcciones y dibujos. ¿Cómo sitúas este elemento en contraposición con los temas bastante ‘serios’ en los que exploras ámbitos como la espiritualidad, la religión y la historia?
SK: Entre los Chewa (la tribu de mi padre), el juego, que es cualquier cosa que se hace fuera del mundo del trabajo, es la cosa más espiritual y significativa que puedes hacer. Gule Wamkulu significa “el gran juego”, y el juego no se reduce solo a las máscaras, las cuales con frecuencia utilizan el humor o el ingenio, sino que se extiende al arte y a la vida diaria, a la religión y a la espiritualidad. Para los nyau, al igual que para los holibalistas, el juego es el verdadero significado de la vida.

ML: Por último, el crecimiento de las redes sociales en Internet ha visto la proliferación de otras formas de ranting en Facebook, Youtube y Twitter. ¿Cómo se relaciona tu trabajo con estas nuevas formas de discusión social, en caso de hacerlo?
SK: El nyau, el ranter o el holibalista está buscando siempre nuevos espacios (bwalos) para ejercitar y exorcizar.

Samson Kambalu fue seleccionado para participar en la Bienal de Dak’Art 2014.

Contemporary AndEste artículo se publicó por primera vez en inglés en Contemporary And y ha sido traducido al español por Casa África en colaboración con este magazine digital dedicado al arte contemporáneo africano. Traducción: Francisco Rebollo.
  

Etiquetas:, , , , , , , , , , , ,

Sin comentarios

Añade tu comentario

*