Música

Apuntes sonoros del Zanzíbar Vis a Vis (II): los ganadores

Actuación de OY en el festival Sauti Za Busara 2014 (Imagen: Peter Bennett)

Actuación de OY en el festival Sauti Za Busara 2014 (Imagen: Peter Bennett)

Es momento de hablar hoy de las dos formaciones que los promotores españoles seleccionaron en Zanzíbar para que este verano giren por España. Es momento de decirles que, en ambos casos, los grupos tienen un fuerte componente electrónico (aunque muy diferentes el uno del otro), una intensidad y una personalidad incomparables. Con ustedes, OY y Jagwa Music, los ganadores del Zanzíbar Vis a Vis.

OY (Ghana-Suiza). El proyecto que lidera la suizo-ghanesa Joy Frempong es de esos que cogen el estereotipo de lo que rodea el término música africana y lo hacen añicos a base de sorpresa y talento. Una mujer rodeada de maquinas junto a un batería (llamado Halleluja-ha que, a lo Daft Punk, oculta su identidad en apariciones públicas). Teclados, samplers y muchos loops, botones y muñecos con los que OY dispara sonidos para llevarte de paseo por Accra, Johannesburgo o por cualquier ciudad africana. OY es vanguardia tecnológica con una narrativa africana, con historias que ella explica que recopiló tanto en Ghana como en viajes por diversos países africanos. El concierto de OY en el Sauti fue también un magnífico ejercicio para comprobar cómo los propios africanos reaccionan ante una música que tenían dudas de cómo clasificar. Alucinaron, encantados, en uno de los momentos más intensos de todo el Sauti.  Encajó muy bien ante el público tanzano, porque Joy Frempong es diáspora, es Ghana, pero también es Berlín, Alemania. OY es inclasificable y una experiencia imprescindible para ver y escuchar en directo. Te cuenta un cuento, te mete en él, te hace bailar, te hace reír. Una maravilla que podremos ver este verano en España. Está a punto de sacar disco, que se va a llamar No problem saloon (Crammed Disc). No se la pierdan por nada.

Jagwa Music (Tanzania). Participó en el Sauti Za Busara con otro proyecto bautizado con el apellido del líder, Kazimoto, en el que hacía lo suyo, el mchiriku, pero con la aportación tecno de dos alemanes pinchando e introduciendo sonido electrónico en directo. Una combinación quizás demasiado improvisada que nublaba el estilo, pero que dejó ver claramente lo que es su esencia, y lo que hizo que los programadores lo tuvieran claro al elegirle para venir a España con su proyecto original: Jagwa Music. El mchiriku es el rapeo callejero que suena en Dar es Salaam, la capital de Tanzania. Su cantante es todo una celebrity en Tanzania. Las rimas de Jagwa pueden leerse en las coloridas decoraciones de los dala dala, los autobuses que abarrotan el interminable y ruidoso tráfico de Dar.

Su música es intensa, dura. El viejo organillo Casio, estridente, en constante loop, en bucle infinito, una voz que parece la mezcla de un rapeo con la canción tradicional, la percusión casera con tambores hechos con latas de pinturas que antes de empezar calientan al fuego…  Es el tecno hecho en casa, como lo han bautizado en el exterior. Si quieren saber cómo suenan los barrios de Dar, ahí lo tienen. Vendrán este verano. Han dado ya conciertos en festivales europeos, pero nunca en España. El nombre del grupo, Jagwa, hace referencia a los antiguos cazas de combate franceses, ya que cuando crearon su grupo, con el mundo pendiente de la intervención en Irak, lo hicieron para combatir con el grupo rival, que se llamaba Scud. Prepárense para una rave tanzana.

Joan Tusell es el jefe del Área de Medios de Comunicación de Casa África.

Este es el segundo artículo de una serie sobre la quinta edición del Vis a Vis, el encuentro profesional entre promotores culturales españoles y músicos africanos que Casa África celebra en el continente vecino para garantizar una mayor presencia de música africana en los escenarios españoles y que este año se celebró en Zanzíbar. Consulta aquí el primer artículo.

Etiquetas:, , , , , , , , , , , ,

Sin comentarios

Añade tu comentario

*