Viajes

Viajamos a… Kenia: Lamu, la esencia de la cultura suajili

El burro es el medio de transporte más utilizado en Lamu (Imagen: Aleksey Dorofeev)

El burro es el medio de transporte más utilizado en Lamu (Imagen: Aleksey Dorofeev)

Burros, sí, burros. En pocas ciudades sucede que el medio de transporte más habitual, frecuente y útil sea el burro y, tal vez por ello, Lamu presume de este hecho. Y no solo porque reivindica el importante papel de estos animales en el día a día de sus habitantes, sino porque implica que esta ciudad del litoral keniata está libre de atascos, humos, pitidos y el estrés que tantas ciudades tienen hoy en África y en el resto del planeta.

La realidad es que se oyen muy pocos motores en Lamu. Tan solo en la noche, en la distancia, el de la pequeña central que genera la electricidad que la isla requiere. Durante el día, el de alguna barca que traslada pasajeros o mercancías de una población a otra o a alguna isla vecina. Pero nada de ruido de coches o motos. En la isla hay algunos, no nos engañemos, pero se pueden contar con los dedos de una mano. Oírlos es más complicado, casi imposible: solo se utilizan en casos excepcionales.

Lo que sí se oye son las conversaciones de los transeúntes; o las de grupos de mujeres que charlan animadamente en los porches de las casas; o los chillidos de los niños corriendo y jugando por las calles llenas de recovecos; y los rebuznos de los burros, claro está. Y también, en cinco ocasiones a lo largo del día, la llamada al rezo desde las numerosas mezquitas que hay en la población. Es normal: la gran mayoría de los habitantes de Lamu profesa esta religión y eso resulta evidente desde el primer momento en que se pisa la isla.

La llegada a esta ciudad, que da nombre a la isla, al archipiélago y a la región en la que se encuentra, es siempre en barco, arribando a alguno de los embarcaderos del malecón. En ese paseo ganado al mar siglos atrás se concentra una gran actividad a lo largo de todo el día: allí se encuentran los principales comercios y almacenes, como antaño. En todo el paseo, adoquinado en parte, hay un constante trajinar desde la salida del sol, aunque dista bastante de ser frenético. El pole pole (despacio, poco a poco, en suajili) tan oído en todo Kenia, aquí tiene su máxima expresión.

También se encuentran en este malecón algunas de las casas de mercaderes más importantes y visibles de la ciudad. Viniendo desde el norte, la primera en destacar es el hotel Lamu House, restaurado por su propietario, el arquitecto español Urko Sánchez, quien también ha reformado otras viviendas del casco urbano, declarado patrimonio mundial de la Unesco en 2001. Tal vez sea el mejor hotel de la ciudad, pero no el único ubicado en una antigua mansión de mercaderes. De hecho, alojarse en alguno de estos establecimientos es la mejor manera de acercarse a la cultura suajili y uno de los grandes atractivos de venir a esta isla.

El casco histórico de Lamu es patrimonio mundial de la Unesco desde 2001 (Imagen: Aleksey Dorofeev)

El casco histórico de Lamu es patrimonio mundial de la Unesco desde 2001 (Imagen: Aleksey Dorofeev)

En todos ellos el mobiliario de madera, tallado con arte, llena sobriamente las habitaciones. Situadas en torno a patios centrales, se encuentran alejadas de la mirada curiosa de los transeúntes. Muchos visitantes, al hospedarse en estos alojamientos o al recorrer sus calles, se sentirán como en una ciudad árabe y lo harán con razón: aunque la cultura suajili bebe de la africana, de la india así como de la portuguesa, predomina en ella la influencia árabe, más en concreto, omaní. Una mezcla también apreciable en el idioma, el suajili, que hablan los habitantes de este archipiélago desde hace siglos y que hoy es el idioma oficial de keniatas y tanzanos y que también está muy extendido en Uganda, Ruanda, Burundi y zonas limítrofes de estos países.

Lamu es una de las ciudades suajilis mejor preservadas y que retienen mejor esta cultura ancestral que empezó a fraguarse a través del comercio. Desde el siglo VIII y durante siglos, mercaderes árabes navegaban por las costas africanas en busca de productos (marfil, oro, pieles, esclavos) que intercambiar por los suyos. Aprovechando vientos favorables descendían por la costa hasta llegar a la actual Mozambique y regresaban a sus regiones de origen meses después, aprovechando nuevamente el cambio en las corrientes. De la interacción entre la población oriunda y los mercaderes que poco a poco se fueron estableciendo, se creó la cultura suajili, que aún pervive en las costas de Kenia y Tanzania y, especialmente, en las islas de los archipiélagos de Lamu y Zanzíbar.

Lamu se aprecia mejor cuanto más tiempo se permanezca en ella. Una visita rápida, de uno o dos días, apenas permite empaparse de su cadenciosa tranquilidad. Casi se podría considerar como un error, pues obligaría a visitar rápidamente todos sus monumentos (el fuerte, las mezquitas, el museo, los mercados…) y, además, se esfumaría el que seguramente sea su mayor atractivo: la posibilidad de deambular y perderse con calma por sus callejones, por sus barrios, descubriendo las suntuosas casas de mercaderes; deteniéndose a saludar y conversar con los afables residentes; a jugar con algún niño a la salida del colegio; pasar las horas viendo a los hombres sentados en la plaza jugando al bao o al keram… A contemplar, en suma, la vida cotidiana sin prisas ni recorridos preestablecidos. Dejándose llevar por el pausado ritmo de la población.

Los más sensibles a los olores, sin embargo, puede que no disfruten demasiado la visita. Las bostas de los burros y, sobre todo, las canalizaciones de aguas residuales al aire, dan como resultado en días poco aireados un ambiente hediondo, muy poco agradable en algunas zonas. Sin embargo, este se puede considerar uno de los pocos aspectos negativos de la visita de esta ciudad. Podría decirse que es el precio a pagar por visitar y conocer la población suajili más antigua y mejor preservada del mundo. Un lugar que, con un pie en el pasado, lucha especialmente desde hace cuatro décadas por mantener su identidad ante los rápidos cambios que el influjo del turismo y el cada vez mayor contacto con el resto del mundo están trayendo a esta población y a su cultura ancestral.

Itziar Martínez-Pantoja es psicóloga. Pablo Strubell es economista, ha sido gerente de la Librería De Viaje y es miembro de la Sociedad Geográfica Española. Es autor del libro Te odio, Marco Polo. Ambos recorrieron África en transporte público, durante un año, desde Sudáfrica hasta Marruecos por la costa atlántica, visitando 14 países en el camino. El relato de su viaje se puede encontrar en www.africadecaboarabo.es. Recientemente han publicado el libro Cómo preparar un gran viaje.

Visita aquí la pestaña “Para viajar” de la ficha práctica de Kenia y descubre más información práctica y útil para planificar tu visita al país y conocer de antemano lo que no te puedes perder, sus costumbres, festivales, transportes, recomendaciones sanitarias y consejos para viajar por libre. Y si quieres más información sobre Lamu, te recomendamos escuchar esta edición del programa Nómadas, de RNE, dedicado en exclusiva a este archipiélago keniata.

  

Etiquetas:, , , , , , , , , , ,

4 respuestas para “Viajamos a… Kenia: Lamu, la esencia de la cultura suajili”

  1. El 9 febrero, 2014 a las 12:21 JOHNNY ZURI comentó... #

    Bueno, lo de los burros no es solo propio de África, también en el pueblo conocido como Mijas, en Andalucía hay un servicio de taxi consistente en burros. Los españoles ya conocen, casi todos, este bonito pueblecito de la Costa del Sol. Animo a que hagáis un fabuloso artículo de este lugar.

    Por otra parte, el sitio que proponéis en este artículo, la verdad, me parece que incita mucho a viajar algún día a él. Pero es que África es así, un mundo diferente en donde todo lo que has conocido en Europa no te sirve demasiado. Una pena es que las “bondades” de Occidente estén penetrando, yo más diría violando, una tierra que no solo es para visitarla y quedarse encantado, es, si se puede y lo recomiendo, para vivirla al menos una temporada.

  2. El 28 enero, 2014 a las 13:11 Sara comentó... #

    Yo estuve en Lamu y un pedacito de mi corazón se quedó allí. El artículo y sus fotos son geniales, solo tendria que puntualizar que hay un error frecuente, y que el castillo que aparece como “el Fuerte de Lamu” no es más que una propiedad privada que se encuentra en la playa de Shella construida por un italiano adinerado y poco tiene que ver con una edificacion antigua. Les enlazo un artículo muy bueno de Paco Nadal sobre este lugar: http://blogs.elpais.com/paco-nadal/2010/12/el-extra%C3%B1o-caso-del-masai-que-vigilaba-el-castillo-medieval-de-un-italiano-hortera-en-una-playa-de-kenia.html

    • El 30 enero, 2014 a las 13:46 Casa África comentó... #

      Muchas gracias por tu comentario y la puntualización, Sara. Según hemos visto, esta propiedad es actualmente un hotel. Lo actualizamos en el pie de foto. ¡Un saludo!

      • El 11 febrero, 2014 a las 12:55 Sara comentó... #

        Saludos!!

Añade tu comentario

*