Letras, Noticias

Subdesarrollo y esperanza en África

Un grupo de mujeres recolecta karité en una asociación local de Ouagadougou (Imagen de Marta Conti)

Un grupo de mujeres recolecta karité en una asociación local de Ouagadougou (Imagen de Marta Conti)

Entre 1975 y 1995 la renta per cápita del África subsahariana cayó más de un 20%, experiencia muy diferente de la que tuvieron los países asiáticos, que a finales de los sesenta tenían una renta per cápita similar a la africana.

La causa fundamental se encuentra en la forma en cómo se ejerció el poder en la mayoría de los países. Con el fin de mantener el poder y ejercer su control sobre las fuentes de riqueza, las elites locales impusieron un ineficiente modelo económico altamente intervencionista que favorecía a los afines y excluía a los adversarios. De esta forma una proporción alta de la población quedó excluida de la vida económica con la consiguiente merma en la generación de rentas. Una manifestación de este hecho fue el expolio que sufrió la agricultura en la mayoría de los países, actividad de la que vivía la mayoría de la población.

Junto al modelo intervencionista, que con algunas diferencias se aplicó en la mayoría de los países de la región, y que estaba cargado de clientelismo y representaba caldo apropiado para la corrupción, los gobiernos realizaron distintos tipos de acciones redistributivas a favor de los grupos y etnias que los apoyaban, lo que representaba otra vía de exclusión económica para el resto.

Ese modelo económico vino de la mano de un estrechamiento del campo político, con una marcada tendencia al partido único desde principios de los 70 hasta principios de los 90.

Portada de 'Subdesarrollo y esperanza en África', de Carlos Sebastián

Portada de 'Subdesarrollo y esperanza en África', de Carlos Sebastián

Los enfrentamientos étnicos han sido en la mayoría de los casos una consecuencia de la utilización de banderas étnicas en la lucha por el control del poder, lo que en algunas instancias transformó tensiones locales en sangrientos enfrentamientos a nivel nacional. Las acciones distributivas de color étnico también han exacerbado mucho la polarización étnica. Pero no hay ninguna relación entre diversidad étnica y evolución de las economías.

Los países que no han seguido el modelo descrito han crecido desde su independencia, algunos como Botsuana y Mauricio de forma muy vigorosa. Y los países que a partir de mediados de los 90 han cambiado ese modelo han empezado a crecer (Ghana, Namibia, Tanzania, Ruanda, Etiopía, Mozambique, Uganda y Zambia). En esos países se ha reducido enormemente la intervención en la economía, han mejorado algo la calidad de la administración y la seguridad jurídica y en la mayoría de ellos se ha reducido algo la corrupción.

La subida de los precios de las materias primas en la primera década del siglo XXI ha contribuido al crecimiento del PIB. Pero es posible demostrar que en los países mencionados se han dejado sentir los cambios en las políticas económicas. Ellos junto a Sudáfrica, Botsuana, Mauricio, y otros como Kenia (al que solo le falta estabilizar su conflictividad étnico-política), constituyen síntomas de que la situación de la economía subsahariana está cambiando. El dinamismo innovador que está apareciendo en algunos sectores de la región abunda en la misma dirección.

Pese a persistir algunas incertidumbres, la evolución de este conjunto de países ha suscitado muchas esperanzas acerca de la posibilidad de que África subsahariana esté iniciando un proceso de convergencia con el mundo más desarrollado y despegando económicamente, tras tantas décadas de estancamiento. Siendo prometedor, el comportamiento de estos países emergentes en lo que va de siglo, y representando un cambio bastante radical respecto a la evolución de los treinta años anteriores, hay motivos, sin embargo, para ser cautos; esperanzados pero cautos.

Carlos Sebastián es catedrático de Teoría Económica de la Universidad Complutense de Madrid y autor del libro Subdesarrollo y esperanza en África, editado por Galaxia Gutemberg/Círculo de Lectores.

El próximo martes, 29 de enero, Carlos Sebastián y la editorial presentarán el libro Subdesarrollo y esperanza en África en la Fundación Ortega y Gasset – Gregorio Marañón en un acto en el que también intervendrán Josep Borrell, Fernando Vallespín y Joan Tarrida. La Mediateca Casa África dispone de varios ejemplares en préstamo y desde la web de la editorial puedes leer un fragmento de la obra.
  

Etiquetas:, , , , ,

Sin comentarios

Añade tu comentario

*