Letras

Ruge como un león, embiste como un búfalo

Portada de Sunyata o la epopeya mandinga

Portada de 'Sunyata o la epopeya mandinga'

Érase una vez un rey hermoso e inteligente, desposado con una hermosa reina y padre de hermosos príncipes. Protegido por su doble, un león, el rey vivía feliz en una corte pacífica y próspera, aconsejado siempre por un sabio griot. Un buen día, un cazador  con dotes de adivino llegó a la ciudad y predijo que concebiría un hijo que crearía un imperio.

Para engendrar a ese hijo, el rey debía tomar en matrimonio a una mujer fea y deforme, una extranjera llegada a la ciudad en compañía de dos hombres. Todo sucedió tal y como profetizara el cazador y el nuevo matrimonio tuvo un niño deforme como su madre, con una cabeza casi insostenible para su cuerpo pequeño y enclenque. Incapaz de erguirse sobre sus piernas, el chiquillo se arrastraba por palacio preocupado solamente por saciar su glotonería. A pesar de las palabras de su griot, que siempre le recordaba la profecía, el rey dudaba lo suficiente como para tomar una tercera esposa y engendrar más príncipes. Cuando murió, cedió su reino a su hijo deforme y más querido.

Sin embargo, la primera esposa del rey se las arregló para convertirse en regente en el nombre de su hijo varón mayor. Vengativa y ambiciosa, no se conformó con arrebatar al niño tullido su derecho, sino que los relegó, a él y su familia, al rincón más escondido de palacio.

El tiempo pasó, pródigo en insultos y humillaciones para el futuro héroe y su familia. Hasta que un día, su madre, harta ya de ser denigrada públicamente, recriminó al chiquillo su debilidad y llegó a golpearle. Sunyata, el hijo de Sogolon, que así se llaman nuestro héroe y su madre, la mujer-búfalo, se puso en pie entonces y tomó las riendas de su destino. Un destino que le llevaría a vencer al rey brujo que tramaba sus conjuros en lo más alto de una torre, rodeado de fetiches, con nueve cabezas humanas y una serpiente a sus pies y sentado sobre la piel de un hombre.

La historia de Sunyata se merece un puesto entre las lecturas de cualquier infancia junto al cantar del Mio Cid, la canción de Rolando, la Iliada o las mil y una noches, por poner unos pocos ejemplos.

Héroe de la envergadura de Chaka o de la reina Pokou, lo cierto es, como Jordi Tomàs afirma en el prólogo de la edición española de Sunyata o La epopeya mandinga, de Djibril Tamsir Niane, que habría sido carne de guión para mil superproducciones si su protagonista no hubiera sido africano. Su origen subsahariano y el proceder de una tradición oral, en papel a partir de 1960, le han restado, probablemente, muchas posibilidades de ser conocido entre públicos más amplios.

Sunyata o La epopeya mandinga es la transcripción a papel de la historia que contaron griots como Yeli Mamadú Konaté al autor, historiador reconvertido en “simple” escribano para la ocasión. Niane rinde tributo al valor de la palabra hablada y le concede preeminencia sobre la palabra escrita en el contexto africano, poniendo en valor la labor de aprendizaje y conservación de las tradiciones orales entre los pueblos negros.

La historia de Sunyata, apasionante y breve, se puebla con lanzas que parten montañas por la mitad y balafones mágicos, con vírgenes que se convierten en búfalo en su noche de boda, con herreros magos y con batallas en las que los muertos ruedan como fruta madura por el suelo. Pródiga en imágenes coloridas y hermosas, en proverbios y en canciones y poemas, nos convierte en niños deseosos de escuchar más, sentados bajo las estrellas.

Ángeles Jurado, periodista del equipo de Medios de Comunicación de Casa África, recomienda en este post la lectura de Sunyata o la epopeya mandinga, el último título de la Colección Historia y Política de Casa África, publicada en colaboración con Ediciones Bellaterra.

 

Etiquetas:, , , , ,

4 respuestas para “Ruge como un león, embiste como un búfalo”

  1. El 20 enero, 2012 a las 1:43 Fran comentó... #

    Al fin un libro sobre “la musa” de tantísimos cantantes africanos (Boubacar Traoré, Tiken Jah Fakoly…). Espero comprarlo en la próxima edición del SILA, Lo mismo que Pepe: gran historia y estupendo post.

  2. El 2 diciembre, 2011 a las 14:05 Pepe Naranjo comentó... #

    Gran historia y estupendo post.

    • El 5 diciembre, 2011 a las 19:18 Ángeles Jurado comentó... #

      Gracias, Pepe :)

Trackbacks/Pingbacks

  1. Cuentos para derribar estereotipos > Blog África Vive - 13 diciembre, 2011

    [...] Sin embargo, quiero señalar al lector interesado por la historia africana el increíble relato de Sundiata Keita, un joven tullido desheredado del trono de su padre que gracias a su empeño y a su astucia logra [...]

Add your response to Ángeles Jurado

*